El señor Hugo es un papá ejemplar y como no puede ver a su hija, quien esta enferma de COVID, le envía víveres con tiernos mensajes de apoyo.

Pasan los meses y la pandemia por COVID-19 no flaquea. Aún cuando en diversas partes del mundo ya se comienzan a probar diversas vacunas, la medida más segura sigue siendo mantenerse en cuarentena para prevenir un posible contagio o propagarlo, esto último en caso de ser portador del virus.

Es por ello que muchas personas han tenido que alejarse de sus seres queridos en diversos casos. Pero el cariño sigue intacto y algunas familias buscan cómo enviar apoyo, aliento y amor en este momento tan complicado. El ejemplo está en una chica oriunda de Argentina que le enseñó al mundo, a través de sus redes sociales, los tiernos mensajes que su padre le manda en aislamiento.

Un papá atento y cariñoso

Las complicaciones derivadas de la pandemia nos siguen dejando al filo de la incertidumbre sobre cuándo podremos volver a la vida cotidiana -o si de hecho regresaremos a ese momento-. Por eso, hoy más que nunca, el apoyo moral y las muestras de cariño son sustanciales para la gente que se debe mantener en aislamiento.

Así sucede con la usuaria de Twitter @Lai cuya historia se ha viralizado en los últimos días. Ella fue diagnosticada con coronavirus y, desde entonces, debe mantenerse en cuarentena dentro de su hogar. Su papá, por ello, se ha ofrecido a ayudarle llevándole víveres, medicinas y despensa para que ella se enfoque en su recuperación.

Los inesperados y tiernos mensajes

Sin embargo, este señor llamado Hugo, que por razones evidentes no puede convivir de cerca con su hija, no solo le envía comida y artículos de cuidado. El papá de Lai aprovecha los envíos para pegar un tierno mensaje de para levantar el ánimo a la joven.

“Estoy aislada y mi viejo me dejo las compras y resulta que etiquetó TODO con frases“, dice Lai en su posteo de Twitter. Con todo lo que acontece con su retoña, don Hugo también se pone ‘estrictamente amoroso’ y en otro mensaje le recuerda a la chica que no importa la edad ella tenga y ni que tan independiente sea; él no puede evitar preocuparse. Tal vez no sea la cura, pero un recadito de esos llenos de amor seguro que reconfortan en estos momentos tan turbulentos.

 

Deja un comentario