Durante mucho tiempo las artes marciales han sido sexualizadas, asumiendo que sólo son para hombres. Las guerreras de Miyagi-Do y Cobra Kai han demostrado lo contrario.

 

Aunque la violencia nunca es el camino, gracias a series como Cobra Kai hemos podido descubrir lo que hay detrás del Karate. Y es que no todo se trata de simple violencia y golpes por doquier, también hay una enseñanza y es la de la paz.

Es por eso y más que este deporte no tiene sexo, puede y debe ser practicado por cualquiera que así lo desee sin importar su raza, género, creencia y físico.


Esto es algo que nos ha permitido descubrir este gran éxito de Netflix, el cual le ha dado un gran protagonismo a las mujeres en sus capítulos. Mostrando que hay mujeres dispuestas a hacer todo por defender a quienes aman, pero que también puede habitar el mal dentro de ellas.

Creo que esta es la descripción perfecta de Tory Nichols y Samantha LaRusso, dos grandes guerreras con enseñanzas distintas pero una gran fortaleza.

Esto es algo que han apreciado las mujeres que hacen vida en este maravilloso deporte, una de ellas ha sido la sensei María Schumann. Ella es una mujer de Guatemala que se ha ha dedicado a la enseñanza del Karate en este país y se alegra de que esta serie no solo sea acción sino también enseñanza.

“Los temas de Karate Kid siguen vigentes en Cobra Kai. Desde la primera temporada se pueden observar el bullying (acoso infantil), padres solteros, conflictos entre padres e hijos, la orientación de un guía o mentor, superación de obstáculos, y la necesidad de sentirse ganador”.

–Sensei María Schumann dijo a Prensa Libre–

Es así como esta mujer portadora de una cinta negra y además un título de 5to. Dan alega que entre los temas se siga viendo la participación activa de la mujer. Guerreras que a través del Karate expresan sus sentimientos, malos o buenos.

“Además de los temas que siguen vigentes, llama la atención que en la trama prevalezca la gran participación de la mujer, especialmente las chicas que, sin darse cuenta, superan cualquier adversidad y sus miedos al entrenar Karate”.

–Sensei María Schumann dijo a Prensa Libre–

 

Tal vez sea como verse a ella en un espejo cuando comenzó a practicar este deporte, un trabajo duro que comenzó desde sus 16 años y le creó una gran disciplina. Gracias a eso no solo tiene las herramientas para saber defenderse, sino que le da seguridad y firmeza en cualquier etapa de su vida.


Es por eso que le gusta tanto esta serie, por ser una influencia excepcional para las mujeres y demostrarle que sin importar que lo sean tienen la fuerza para asumir cualquier reto.

Deja un comentario