La iniciativa busca darles un rostro a los médicos que son únicamente reconocidos por la voz y que ahora pueden generar un mejor vínculo con los pacientes. Los atendidos logran confiar más y los sanitarios sentirse más humanos, saber que no son meros trabajadores.

Cada vez que un paciente con COVID-19 en estado crítico logra el alta, lo primero que quiere hacer, además de ver a su familia, es agradecerle a los médicos por el cuidado, sin embargo, debido a la emergencia y por cuestiones sanitarias, no todos tienen el privilegio de al menos verle las caras a estos grandes héroes. Por lo mismo, una iniciativa en algunos hospitales ha ayudado a humanizar aún más el trato médico-paciente usando los rostros de los sanitarios en sus uniformes.

El hospital Belisario Domínguez, en Ciudad de México, se ha convertido en uno de los primeros de su país en adoptar la idea propuesta por la organización Confianza e Impulso Ciudadano, la cual llama a los médicos a usar fotografías de sus rostros en su uniforme sanitario con tal que los pacientes con COVID-19 puedan reconocerlos más fácilmente.

Anteriormente, los atendidos se han visto obligados a identificar a los enfermeros y enfermeras únicamente por la voz, si bien parece ser solo un detalle, conocer el rostro incrementa la confianza que sienten muchos pacientes.


La organización se ha encargado de repartir más de 55 mil fotografías desechables a 550 médicos y enfermeras. La modalidad de uso es sencilla, ya que se tratan de estampillas que se colocan en los uniformes y luego pueden ser desechadas junto al traje. Unas 100 estampillas son entregadas a cada funcionario.

Cuando Milenio le preguntó a una de las enfermeras qué sintieron sus pacientes cuando conocieron su rostro, aseguró que los pacientes hasta le dijeron se veía más joven, hasta que lucía mucho más bonita de lo que se imaginaban.


Milenio

El uso de las estampillas no solo ha servido para los pacientes, sino que también los funcionarios se han sentido más cómodos y motivados. Compartir un poco más de ellos los hace sentir más humanos que simples trabajadores.

Milenio

“A mí me da más seguridad y al paciente en la atención que yo le voy a dar, me siento orgullosa de portarlos y que sepan quién es la persona que los está atendiendo”.

–Angélica Rivas, enfermera a Milenio–


Milenio
En tiempos así de difíciles, lo mínimo que deberíamos sabes es quienes son los encargados de mantener con vida a las personas e incluso de ser la única compañía de muchos que no logran vencer la enfermedad. El detalle de una foto nos permite colocarles una mirada, una sonrisa a los héroes de la nueva década.

Deja un comentario