“Sabía que sería mi responsabilidad hacer de sus últimos días lo mejor que pudiera. Me enamoré en el momento en que lo vi”, dijo Nicole Elliott al conocer a Chester.

Hay personas que aman tanto a los animales que harían lo que sea por verlos contentos, aún más cuando se trata de peludos con algún problema de salud o ancianos. Lamentablemente, Chester tenían ambas condiciones, luego de ser diagnosticado con cáncer terminal.

Era poco el tiempo que le quedaba a este canino rescatado que pasaba sus últimos días en en un refugio, hasta que Nicole Elliott lo conoció en el Animal Ark. Esta mujer de 24 años no pudo dejar pasar la oportunidad de cambiarle la vida al peludo, así fuera en sus momentos finales.


La enfermedad era irreversible y solo había que pensar en lo que podía disfrutar este amigo de cuatro patas, todo eso que nunca pudo tener antes.

“No estaba en la mejor forma. Lo bañaron y le quitaron todo el pelo sucio y enmarañado. Encontraron un tumor muy grande en el costado y se lo quitaron. Desde entonces han aparecido por todo su cuerpo“, contó Elliott a Wtvm.


Chester tenía unos 13 años o 14 años y había sido abandonado por su antigua familia. Cuando Elliott se enteró de su historia, decidió que lo correcto era ofrecerle al peludo una vida mejor.

“Estaba desplazándome (en Facebook) y vi una publicación con una imagen de antes y después, y ‘se necesita un hospicio’ como título. Tuve que pensar mucho si podía manejar esto, ya que tengo una hija pequeña y mi abuela acababa de fallecer“, dijo Elliott.

“Dormí y me desperté sabiendo que era lo correcto. Sabía que sería mi responsabilidad hacer de sus últimos días lo mejor que pudiera. Llegué antes de que se abriera el refugio y me dejaron entrar a buscarlo. Me enamoré en el momento en que lo vi”, agregó.


Para que todo fuera lo más organizado posible, hizo una lista deseos para Chester y la publicó en Facebook. De esta forma se hizo muy popular la historia del perrito en internet.

“Después de la primera actualización, se compartieron y comentaron tantas veces. Estoy tan abrumada con todo el amor y el apoyo (…) Espero que ayude a otros animales como Chester“, expresó Elliott.

Lo llamó El Último Viaje de Chester y consistió en llevarlo a comprar juguetes, golosinas, un baño con leche de avena, paseos en automóvil, comer hotdog y helados para perros e incluso un día de spa.


Fueron planes que poco a poco Nicole planificó y realizó, con ayuda de los seguidores en Facebook que le hacían propuestas con ideas para las próximas salidas.
“Mientras mantengamos a raya su dolor, y él siga comiendo y bebiendo, con suerte estará en casa hasta el final“, comentó Elliott en ese momento.

 

Esto ocurrió en el año 2015 y Chester logró sobrevivir solo unos meses antes de que la enfermedad ganara la batalla. Después de ello, Nicole cambió el nombre de la página a El Legado de Chester, para así ayudar a otros perros similares a Chester.

“¡Chico, seguro que te echo de menos! Gracias por inspirar tantas cosas buenas, Chester! Estoy tan orgullosa del legado que dejaste atrás. Siempre tu mami”, escribió Nicole.

Deja un comentario