Henry, como se llama este caniche, vive en Irlanda del Norte con su nueva madre. A pesar de quedar limitado en su movilidad, eso no le ha impedido llevar una vida como cualquier otro perro.

Gracias a la labor de activistas y organizaciones se han conquistado espacios a favor de los derechos de los animales. Sin embargo, hay países que mantienen prácticas que atentan contra la vida de los animales como si fuera algo normal. China es un claro ejemplo de ello.

Por eso, siguen apareciendo casos de perros que lamentablemente pierden la vida para ser vendidos en mercados de carnes. Ese era el destino de Henry, un pequeño caniche que logró salvarse de un matadero en este país asiático y ahora se encuentra en recuperación.

Este canino estuvo cerca de la muerte cuando se encontraba en un matadero en Shanghai. Afortunadamente, Sharon Warnock, una mujer de 56 años, pudo sacarlo de este lugar y darle una oportunidad.

Tal como se puede leer en la biografía de la cuenta en Instagram dedicada a este cachorro, es un sobreviviente del Refugio del Gobierno de Shanghai y fue rescatado por la organización Slaughterhouse Survivors, con quienes Warnock hizo el contacto. Ahora el canino vive con su dueña en Irlanda del Norte.

Sin embargo, aún tiene secuelas de esa lamentable experiencia. Sufre de parálisis parcial por una ruptura de la columna vertebral, por lo cual no puede mover sus patas traseras y necesita una silla de ruedas para desplazarse.

Sharon al ver la historia del peludo en internet, decidió comunicarse con la organización Doggy 911 y así hacer la conexión con el refugio en China, para que Henry pudiera llegar a su casa y empezar una nueva vida.

A pesar de todo lo que sufrió, este peludo también se ha dedicado a ser un perro de terapia para niños, aunque en medio de la pandemia de COVID-19 sus sesiones se han interrumpido.

 

Henry ya tiene al menos dos años viviendo con Sharon y no puede estar más feliz con que ella haya llegado hasta su historia, para luego salvarlo. Se le ve muy alegre con sus otros hermanos peludos y el amor que les da su madre, además de toda la atención que necesita.

Deja un comentario