El Vaticano ya indicó que la iglesia católica no puede dar la bendición a matrimonios homosexuales, pues Dios no bendice el pecado.

Aunque el matrimonio entre personas del mismo sexo se está legalizando en varias partes del mundo, algo que permite a las personas de la comunidad LGBTIQ+ poder unir sus vidas a través de vías legales, parece que por ahora el deseo de tener la bendición de la iglesia católica sólo será eso. Al menos así lo ha confirmado el Vaticano.

Este lunes 15 de marzo la llamada ‘Santa Sede’ dijo que la Iglesia católica no dará la bendición a los matrimonios entre personas del mismo sexo. Esto porque la unión en cuestión “no puede considerarse lícita” y porque Dios no puede bendecir el pecado si las parejas gay deciden compartir sus vidas.

 

El Vaticano no puede dar su bendición a matrimonios del mismo sexo

A través de un comunicado emitido por la oficina doctrinal, cuyo contenido fue aprobado por el papa Francisco, el Vaticano indicó que la iglesia católica no puede impartir una bendición sobre relaciones o parejas “que involucran actividad sexual fuera del matrimonio, como es el caso de las uniones entre personas del mismo sexo”.

La Santa Sede indica que la bendición no es posible incluso si la pareja es estable, pero eso no quiere decir que todas las personas de la comunidad LGBT no puedan recibir la bendición. O bueno, dicen que sí pueden hacerlo como individuos siempre y cuando “la voluntad de vivir en fidelidad a los planes revelados de Dios como lo propone la enseñanza de la Iglesia”.

La iglesia católica aún puede bendecir a las personas gay que vivan como Dios manda
El Vaticano indicó que si dieran la bendición a las uniones entre personas del mismo sexo se enviaría una señal de que la Iglesia católica alienta a la gente a que escojan “una forma de vida que no se puede reconocer como ordenada objetivamente en los planes revelados de Dios”.

Además, aseguran que Dios siempre bendice a cada uno de sus ‘hijos peregrinos’, pero él “no puede bendecir el pecado“. Por otro lado, el Vaticano indicó que el negar la bendición a los matrimonios del mismo sexo no es poner un juicio negativo sobre las demás personas homosexuales, y que esta declaración sólo se da para resolver muchas dudas por partes de los fieles.

Deja un comentario