Con 77 años recién cumplidos, José Villarruel, quien por décadas trabajó como profesor suplente, renunció a su trabajo cuando las clases comenzaron en la modalidad online. Se quedó sin dinero, comenzó a vivir en su auto hasta que un exalumno lo vio e inició la recaudación para sorprenderlo el mismo día de su cumpleaños.

Recientemente, un profesor de 77 años recibió uno de los mejores regalos y gestos que alguien le pudiera dar: un cheque por 27 mil dólares recaudados por un exalumno. El hombre trabaja como maestro suplente en una escuela en California, Estados Unidos, pero decidió renunciar porque consideró que su labor ya no sería necesaria con la modalidad de las clases en línea que se tuvo que adoptar debido a la pandemia del coronavirus. Con ese dinero, hoy, podrá dejar el auto en el que estaba viviendo en la calle.

Con 77 años recién cumplidos el pasado jueves 11 de marzo, José Villarruel, también conocido como “Mr. V” por sus estudiantes, recibió un regalo que jamás imaginó. Y es que en medio de una celebración de cumpleaños sorpresa, su ex alumno, Steven Nava (21), le entregó un cheque por 27 mil dólares, en Fontana, California.

Villarruel, quien por décadas ha trabajado como maestro suplente, le dijo a FOX 11 que “me siento muy afortunado y muy honrado de haber enseñado en diferentes instituciones de diferentes niveles”.

Sin embargo, pese a esa felicidad que siente por haber transmitido sus conocimientos durante tanto tiempo, confesó que renunció a su trabajo a principios de 2020 porque las clases pasaron a la modalidad online. “Decidí que la situación escolar había cambiado por completo y creí que un trabajo de suplente había terminado. En mayo, presenté mi renuncia. Logré hacer todo el papeleo, todos los trámites para cobrar mi pensión. Obtuve mi cheque, pero ese cheque no duró mucho porque ya tenía deudas”, explicó a la cadena FOX.

Desde ese entonces, su vida cambió por completo. Tuvo que vivir en su auto. “Mi cuerpo se ha adaptado a todos los golpes y cosas desde el asiento. Me sirve de transporte, de comedor y de dormitorio”, agregó a FOX 11.
Pasó el tiempo y Villarruel se adaptaba a su nueva vida en su auto, hasta que los primeros días de marzo Steven Nava, un antiguo alumno, se cruzó con él y quedó sorprendido.

“Por lo general, lo veo casi todos los días y me hizo pensar, ‘Tengo que hablar con él y conocer su situación’”, contó Nava a FOX 11 y añadió que “estaba devastado y destrozado por la realidad de la pandemia y cómo ha dejado a los maestros sin trabajo y este es uno de los resultados y es triste ver a uno de sus propios maestros pasar por eso, así que solo hace que usted quiera ayudar más”.

Y ese deseo de ayudar se acrecentó, en parte, cuando el joven estudiante recordó que Villarruel lo ayudó en muchas ocasiones. “Le dije que me ayudó a trabajar en mi guía de estudio y que finalmente me ayudó a aprobar un examen de matemáticas”.

Nava no se pudo quedar sin hacer nada. Tomó 300 dólares y se los dio a Villarruel, pero eso no era suficiente, así que decidió crear una página en GoFundMe para recaudar dinero para su ex profesor.

Recurrió a sus redes sociales y compartió la iniciativa, incluso la publicó en TikTok, donde fue todo un éxito y se volvió viral, con más de 1.7 millones de reproducciones. “Es solo que el poder de las redes sociales es tan grande ahora y, a veces, necesitamos usarlas para bien y no para mal”, explicó el joven.

El caso cada vez se hacía más conocido y llegó a oídos del alcalde de Fontana, Acquanetta Warren. Así fue como el edil, junto con otros ex alumnos de Villarruel y otras personas se reunieron en el Centro Comunitario para Personas Mayores de Fontana y esperaron al profesor para sorprenderlo el día de su cumpleaños. “Todo el mundo siempre lo reconoció porque cuando iba al aula, siempre tenía tan buena energía y siempre era tan dulce”, dijo Melissa López, otra ex alumna de Villarruel.

 

Ese día, José Villarruel recibió un cheque por 27 mil dólares, además de otros obsequios, y confesó que “mi pensamiento inicial fue, ‘¿Estoy soñando?’ Todavía no puedo superar esta experiencia”.

Por el momento, Villarruel pretende ayudar a otros y reflexiona que “el sentimiento más grande que tengo ahora es como una obligación de que necesito hacer mucho por el mundo y el sentimiento más grande es que puedo hacerlo y voy a encontrar la manera de hacerlo”.

Deja un comentario