Foto destacada: @karykaryalvarez @mispasospormexico

 

Los vestigios de una iglesia icónica de toda una comunidad en Guanajuato que para admirarla hay que remar en kayak.

Debido a la sequía, un templo fantasma del virreinato emerge de las profundidades.

 

Zangarro es un pueblo de Guanajuato, que se ha puesto en el mapa gracias su icónica iglesia inundada debido a la construir una presa en 1979. Pero con las sequías que han golpeado al país, el nivel del agua desciende y revivió los recuerdos de la comunidad.

La zona de la Presa La Purísima tiene alta importancia en la recarga del acuífero Silao-Romita; el cuerpo de agua recibe los afluentes de los ríos Guanajuato, Chapín y la Trinidad, presenta tres tipos de vegetación: bosque tropical caducifolio, vegetación acuática y subacuática y matorral xerófilo, alberga a 215 especies de fauna con 43 especies con alguna categoría de riesgo y/o endémica, y 137 especies de flora con 2 especies en la NOM-059-SEMARNAT-2010.

El Cerro del Sombrero alberga vestigios prehispánicos y el acceso al área es principalmente por la comunidad de Puentecillas y Cuevas, también por la carretera 45 por una desviación que dirige a la comunidad de San José de Llanos y se encuentra un camino hacia El Zangarro.

¿Cuál es la historia de la Iglesia y de Zangarro?

Se dice que en los 70s la iglesia del pueblo funcionaba como cualquier otra. El templo era de paredes con ornamentos neoclásicos y tintes barrocos y fue el centro de la comunidad.

Pero que 1979 la Secretaría de Recursos Hidráulicos decretó el sitio de utilidad pública, desalojó a los habitantes para inundar el pueblo y se construyó la presa de la Purísima.

 

De este modo, la iglesia fue abandonada junto a las casas y cosechas de otros habitantes para ser sepultada bajo el agua. La sequía histórica que azota México, ha hecho que el nivel de la presa desciende y para dar a luz al edificio icónico de Zangarro.

En este sitio se cultivaron duraznos, aguacates, alfalfa y membrillo. Pero con la presa, se abandonó el panteón y las tumbas dentro de la iglesia.

Entre las ruinas todavía se llegaron a encontrar cráneos que escondían las paredes del templo datado en el siglo XVIII dedicado a la Virgen de los Dolores, un ejemplo arquitectónico de la época tardía del Virreinato de Nueva España.

La historiadora Dulce María Vázquez Mendiola explica que la inundación que sufrió Irapuato, la ciudad más próxima, seis años antes motivó al Gobierno a construir la presa se pretexto que fue para evitar más desastres naturales.

Mientras el pueblo fue cubriéndose de agua, los terrenos abandonados, también las casas se perdieron en el espejo de la presa, hasta que la cúpula del templo se resquebrajó y quedó oculta en el agua.

Pero desde finales de 2020, el nivel de la presa descienda para darle cabida al barro negro y los vestigios de poblaciones pasadas. Algunos residentes de la zona, atesoran algunas cosas que han rescatado como antiguas monedas acuñada a golpe de martillo que se usó entre el siglo XVI hasta el XVIII.

Hoy en día, el templo de la Virgen de los Dolores es parte de las pocas iglesias fantasmas de México, que resurgen del agua antes de volverse a ocultar entre los restos de pueblos olvidados que perecieron para la construcción de presas.

El Zangarro se ha hecho eco del nuevo atractivo turístico en un paisaje salpicado de garzas y cerros.

Presa de la Purísima
Dónde: Ribera de la Presa, León, Gto.

Cuando: todo el año, aunque es un sitio de difícil acceso.

Deja un comentario